Un método para estudiar

Fidel Villareal González
Universidad Nacional de Colombia, 1990

Otras lecturas


Contenido

INTRODUCCIÓN    

I. REFLEXIONES PRELIMINARES

Mi ocupación principal

Mi madurez

Mi plan de estudios

Mis profesores

Mi educación requiere esfuerzo

El éxito en mis estudios

Mi actitud como estudiante

II. ESTUDIAR Y APRENDER

¿Qué es estudiar?

¿Qué es aprender?

La lectura, la memoria y el aprendizaje

III. RECOMENDACIONES PARA HACER MÁS EFICAZ EL ESTUDIO

Conozca sus propósitos

El lugar apropiado para estudiar

El horario de estudio

El descanso dentro del horario de estudio

El estudio individual y el estudio en grupo

Indecisión al momento de empezar a estudiar

IV. EL ESTUDIO Y LOS LIBROS DE TEXTO

Lectura rápida inicial

Lecturas cuidadosas

V. ACTITUD DURANTE LAS CLASES

El lugar

Disposición previa

Presencia activa

Escritura de notas

VI. LOS EXÁMENES

La importancia de los exámenes

La presentación de los exámenes

CONCLUSIONES BIBLIOGRAFÍA BÁSICA RECOMENDADA  

INTRODUCCIÓN

Se propone en esta publicación orientar a los estudiantes hacia un mejor aprovechamiento de su esfuerzo en el estudio. El sólo leer estas sugerencias, que son la compilación de las ideas de muchos educadores, no constituyen una ayuda, sino que es necesario ponerlas en práctica, adaptándolas a sus necesidades personales.

Hay casos en que un mal método de estudio produce desaliento y aun, hace dudar de la capacidad personal. Un buen método de estudio, en cambio, produce la satisfacción que causa el verdadero aprendizaje y tiene como resultado inmediato la obtención de mejores calificaciones.

Como punto de partida es muy conveniente meditar las siguientes ideas generales:

contenido

I. REFLEXIONES PRELIMINARES

Mi ocupación principal

Se supone que el estudiar es mi ocupación principal, puesto que estoy invirtiendo gran parte de mi tiempo y recursos económicos en mi formación profesional. ¿Estoy realmente aprovechando todas las oportunidades que se me brindan para mi educación, o las estoy desperdiciando?

contenido

Mi madurez

Una probable indicación de mi madurez, no es tanto lo que yo prometa para el futuro, sino la forma de enfrentar mis responsabilidades actuales:

¿Aprovecho las horas de clase, o asisto solamente para que no me pongan falta? ¿Estudio sólo para aprobar, o estudio para aprender bien? ¿Aprovecho los libros de texto, o sólo los compro y los guardo? ¿Hago yo mismo las tareas o las copio? ¿Aprovecho las horas de estudio o las desperdicio? ¿Resuelvo los exámenes yo mismo o trato de copiarlos? ¿Me sujeto a un horario de estudio, o dejo todo para después?

contenido

Mi plan de estudios

Muchas veces me he preguntado por qué algunas materias están en mi plan de estudios, si creo que no son necesarias en mi carrera y sí pienso que no me interesan.

En algunos casos, esas materias forman parte de la cultura general indispensable en un profesional. En otros casos, sirven de requisito para entender cursos posteriores, aunque aparentemente se crea que no tienen relación inmediata. Tenemos la responsabilidad de estudiar y aprender también esas materias. A medida que nos adentramos en ellas, el interés va aumentando.

Todas las materias que están en un plan de estudios, son valiosas en diversos grados.

contenido

Mis profesores

Como estudiante he oído con frecuencia estas quejas:

"El profesor deja muchas tareas, no explica bien su clase ni la hace interesante, exige demasiado, pone exámenes muy difíciles y es injusto al calificar".

Es evidente que el aprovechamiento de una clase, depende tanto del profesor como de los alumnos, pero, la mayor parte de estas críticas, ¿no serán más bien excusas de los estudiantes debido a cierta falta de dedicación, de concentración, o del deseo de trabajar?. También es lógico que las clases no podrán ser interesantes cuando se es indiferente a ellas o no se tiene la voluntad de intentar entenderlas.

contenido

Mi educación requiere esfuerzo

No se adquiere una educación profesional por inspiración. La educación no significa llegar a poseer un mínimo de conocimientos con el menor esfuerzo personal. Para lograr una profesión se requiere trabajo intenso y no sólo el uso de una pequeña parte de la capacidad intelectual del individuo. Esto último es una de las fallas más importantes de algunos estudiantes.

contenido

El éxito en mis estudios

El éxito en mis estudios depende de:

contenido

Mi actitud como estudiante

El fundamento de mi futuro en la vida profesional es mi actitud como estudiante, la forma de enfrentar responsabilidades: en el estudio personal, en la importancia que reconozca a los libros de texto, en mi actitud durante las clases y los laboratorios, en la resolución de mis tareas y exámenes.

Un programa de mis actividades como estudiante, orientado convenientemente y balanceado de modo que permita el desarrollo de todas mis responsabilidades, aumentará mi calidad humana, en lo académico, en lo espiritual, en lo social y en lo físico.

contenido

II. ESTUDIAR Y APRENDER

¿Qué es estudiar?

Estudiar es concentrar todos los recursos personales en la capacitación y asimilación de datos, relaciones y técnicas, con el objeto de llegar a dominar un determinado tema o problema.

contenido

¿Qué es aprender?

Aprender es obtener el resultado deseado en la actitud del estudio. Se puede estudiar y no aprender. No se puede aprender sin prenderse activamente a lo que se desea aprender y aprenderlo.

El proceso de aprendizaje requiere lo siguiente:

contenido

La lectura, la memoria y el aprendizaje

La lectura es una de las formas más usuales del estudio y el aprendizaje; sin embargo, no todo el que lee aprende.

En ocasiones oímos que algunos estudiantes dicen: "Leí varias veces los capítulos del texto asignado, y ¡reprobé el examen! ¡Esto no es justo!. En cambio, mi compañero, que sólo leyó una vez, obtuvo muy buena calificación". Esto sucede en realidad. Para obtener buenos resultados de la lectura, como medio de aprendizaje, no es un factor determinante el número de veces que se lee algo, sino más bien cómo se lee, si se sabe leer bien.

Saber leer implica varios requisitos: percepción, comprensión, crítica sana, selección en orden de importancia, retención e integración de lo que se lee.

La memoria juega un papel muy importante en el proceso del aprendizaje. Sin embargo, al estudiar hay que pensar y no solamente memorizar. El pensar es una de las artes de mayor importancia, pero es frecuente que no se practique cuando se estudia. Los resultados del estudio se ven favorecidos si se emplea más tiempo en pensar en la interpretación de los conocimientos y no en la mera memorización de hechos y datos.

contenido

III. RECOMENDACIONES PARA HACER MÁS EFICAZ EL ESTUDIO

Conozca sus propósitos

En primer lugar, defina claramente sus propósitos, o la meta que trata de alcanzar mediante el estudio. Pregúntese: "¿para qué estoy estudiando?" Escoja un ideal. Redacte un alista de sus propósitos y repásela con frecuencia.

contenido

El lugar apropiado para estudiar

Lugar fijo, para adquirir el hábito de estudiar. Es conveniente en un principio usar siempre el mismo lugar, habitación y escritorio de ser posible. Conviene acostumbrarse a llegar a la asociación de ideas lugar-estudio. Después de haber adquirido el hábito de estudiar en un lugar fijo, podrá hacerlo en cualquier lugar.

Silencio exterior y sosiego interior. El la mayoría de los casos, para lograr concentrarse al estudiar, ayuda el que haya silencio en el lugar elegido. Pero este silencio exterior no es el único requisito, ni el esencial; se requiere además el silencio interior de uno mismo.

Nadie puede estudiar en forma efectiva cuando los ojos están en el libro pero la imaginación divaga. Esfuércese en evitar las distracciones cuando estudie. Esto se logra adquiriendo entusiasmo por estudiar y exigiéndose a uno mismo la presencia activa y plena de los sentidos y facultades espirituales. Así tendrá concentración, es decir, estar en lo que está.

El orden en el lugar de estudio. Tenga reunido en el lugar de estudio todo lo necesario y evite tener lo que distraiga. Así como el dentista, para organizarse en su trabajo, tienen reunido todo el material que necesita, así conviene que el estudiante tenga reunido en su escritorio todo lo necesario para estudiar: libros de texto, libros de consulta, diccionario, material para escribir, calculadora, etc. Prescinda de todo objeto que pueda distraerlo, como revistas, periódicos, etc.

Iluminación adecuada. La mejor luz para tener una visión clara es la luz natural. Si se usa luz artificial, la iluminación directa es preferible a la indirecta. Si la luz es deficiente o muy intensa, después de unas cuantas horas de estudio, se cansa la vista, disminuye la visión clara y se dificulta la lectura.

La posición corporal. La posición corporal es muy importante. Una mala postura causa fatiga y dificulta el estudio. Estudie en una silla cómoda ante el escritorio. Nunca estudie acostados ni sentado en una cama, porque sería fácil caer en la asociación de ideas, cama - pereza - sueño, que son antagónicas a la idea de estudio.

contenido

El horario de estudio

Lo más adecuado es fijarse un horario de estudio y seguirlo. Por supuesto dicho horario estará combinado con las horas apropiadas para el descanso, los deportes y las diversiones, necesarias para la integración del estudiante.

Al principiar el curso escolar, formule un horario semanal de estudio y sujétese a él. Todos los días haga una lista ordenada de lo que tiene que hacer. Después de efectuar cada actividad, táchela de la lista.

En su horario, incluya el tiempo necesario para repasar lo que ha ido estudiando diariamente.

Al formular su horario le pueden ser de utilidad las consideraciones siguientes:

Horas apropiadas para el estudio. El aprendizaje es más efectivo cuando se estudia en las primeras horas del día. Las horas más apropiadas para repasar son las últimas de la noche, antes de dormir. En el tiempo disponible por las tardes es conveniente hacer las tareas o reportes.

Repasos breves durante el día. Repase brevemente los temas de estudio inmediatamente después o antes de la clase. Generalmente se desperdician estos espacios de tiempo que pueden ser tan valiosos para afianzar los conocimientos.

La noche anterior a un examen. Cuando no se tiene un horario fijo de estudio, se adquiere la práctica de estudiar únicamente la noche anterior a un examen, siendo que este periodo es el menos indicado para el estudio. Ese tiempo más bien es valioso para repasar en sus resúmenes lo estudiado con anterioridad.

Varios hechos indican que esta práctica tan común de estudiar únicamente la noche anterior al examen tiene desventajas:

Con lo dicho anteriormente, no se quiere sugerir que no sea recomendable repasar o hacer ejercicios en la noche anterior al examen.

Repasar en sus resúmenes en ese tiempo es muy provechoso. Si se estudió bien con anterioridad y se repasa a última hora ya no habrá la exagerada preocupación de que "a lo mejor no paso el examen".

contenido

El descanso dentro del horario de estudio

Es muy conveniente prever intervalos de descanso cuando se formula el horario de estudio, ya que las personas difieren mucho en la cantidad de tiempo que pueden permanecer estudiando sin llegar a cansarse o a perder la atención. No hay que confundir, sin embargo, el cansancio con la pereza.

Si por ejemplo, después de haber estudiado varias páginas de un texto, llega a una parte, termina de leerla y se da cuenta que no puso atención a lo que leyó, deja de estudiar.

Si en estas ocasiones no deja de estudiar, no sólo está perdiendo el tiempo, sino que está debilitando su hábito de concentración, y la asociación de ideas libro - escritorio - estudio, pierde su eficacia.

Realmente se puede llegar a perder la habilidad para estudiar con eficiencia, si se divaga mientras se trata de estudiar.

Todo lo anterior se puede evitar mediante lo siguiente:

Practique su habilidad para concentrarse. Si al principio sólo puede concentrarse durante 15 ó 30 minutos, hágalo. Siguiendo las prácticas sugeridas antes encontrará que cada vez irá adquiriendo mayor habilidad para concentrarse durante mayor tiempo; después llegará a sentir satisfacción por estudiar y hasta podrá llegar el momento en que se pregunte "¿Por qué antes me era tan difícil concentrarme al estudiar?".

contenido

El estudio individual y el estudio en grupo

Por lo general, estudiar por sí mismo es más efectivo que hacerlo con otro compañero. No pida ayuda mientras no le sea necesario.

En algunos casos, cuando se trata de temas muy difíciles de comprender por uno mismo, es conveniente estudiar con un compañero sobresaliente o en grupo.

El estudiar en grupo tiene la ventaja de que se trabaja en colaboración, lo cual es muy formativo. Además por la diversidad de intereses de quienes forman el grupo, las dudas a que un tema da lugar y las discusiones que se suscitan pueden llevar al estudiante, a conceptos que por sí mismo no hubiera alcanzado.

Sin embargo, al estudiar en grupo es muy común perder el tiempo en pláticas innecesarias, lo cual representa una desventaja.

El estudio es su trabajo, no permita que lo distraigan cuando estudio solo, ni distraiga a los demás cuando estudian.

contenido

Indecisión al momento de empezar a estudiar

Hay estudiantes que pierden tiempo en animarse a empezar a estudiar. Podemos aprender a evitar esto y de inmediato empezar a estudiar en forma efectiva.

A continuación se sugieren algunas ideas al respecto:

Las sugerencias anteriores ayudan a eliminar el tiempo que se pierde en animarse a empezar a estudiar. Una vez se sabe con certeza lo que se va ha hacer, pude hacerse de inmediato.

contenido

IV. EL ESTUDIO Y LOS LIBROS DE TEXTO

El no adquirir libros de texto, no es una economía pertinente; tener libros de texto y usarlos presenta beneficios inmediatos y futuros. Al estudiar sólo en las notas tomadas en clase, se desaprovecha la más amplia información contenida en los libros de texto.

En esta sección se presentan algunas recomendaciones para hacer más eficaz el estudio cuando se usan los libros de texto.

contenido

Lectura rápida inicial

Lea rápidamente el capítulo a la sección correspondiente para tener una idea general de lo que trata el tema. Examine los títulos y subtítulos de cada párrafo. Observe las gráficas, tablas e ilustraciones. Lea las preguntas que hay al final del capítulo.

contenido

Lecturas cuidadosas

Después de la lectura rápida inicial, lea cuidadosamente el texto, teniendo en cuenta lo siguiente:

contenido

V. ACTITUD DURANTE LAS CLASES

La presencia activa en la clase es fundamental para el éxito en sus estudios. Se dan a continuación una serie de recomendaciones que harán su asistencia a clase más provechosa.

contenido

El lugar

Trate de ocupar los asientos de la parte delantera del salón de clases. Esto disminuirá las distracciones y ayudará a oír mejor, lo que hace posible un mayor aprovechamiento de la lección.

contenido

Disposición previa

Antes de empezar cada clase, prepárese para ella, siguiendo las sugerencias que se da a continuación:

contenido

Presencia activa

Escuche la clase con la intención de entender y recordar los temas expuestos. Cuando el profesor haga alguna pregunta a sus compañeros, trate de contestar interiormente y compare su respuesta con la de su compañero y posteriormente con la opinión del profesor.

contenido

Escritura de notas

El tomar notas no es una recomendación aplicable en todos los casos; el hacerlo o no, o el tomar notas en diferentes grados de extensión depende de la clase que recibe.

Conveniencia de tomar notas. Tome notas si en su caso particular esto le ayuda a mantener la atención en clase, o cuando el profesor expone los temas en forma condensada y a al vez expone ideas que son nuevas para usted, y que no se encuentran fácilmente en libros comunes.

No espere que por el sólo hecho de oír una vez los temas, al exponerlos, los va a recordar y a entender muy bien. Muchas veces se piensa eso cuando el profesor es muy buen expositor, pero para lograr resultados favorables es necesario estudiar en forma reflexiva los temas y repasarlos.

Para estudiar y repasar necesita tener a la mano lo que se presentó en la clase, y para ello es muy provechoso tomar nota.

Como tomar notas. Las siguientes sugerencias pueden ayudarle a tomar nota más eficazmente.

contenido

VI. LOS EXÁMENES

Los exámenes representan el medio más común para evaluar el aprendizaje de los estudiantes, y por lo tanto, debe concedérseles la suficiente importancia.

contenido

La importancia de los exámenes

La importancia de los exámenes resalta si tomamos en consideración algunos de sus objetivos y la utilidad que puede resultar de ellos.

contenido

La presentación de exámenes

A continuación se dan algunas sugerencias relacionadas con la presentación de sus exámenes:

Algunas normas para la apropiada comunicación por escrito son:

Las ventajas de la práctica anterior son:

contenido

CONCLUSIONES

En los individuos que inician estudios superiores, es frecuente observar malos hábitos de estudio formados en su vida estudiantil.

Las ideas expuestas en este trabajo, llevan la intensión de ayudar a corregir esos hábitos y aliviar la tarea de estudio, mediante un método adecuado.

Seguir estas recomendaciones no es fácil al principio, pero el esfuerzo personal que se ponga en ellas, tendrá resultados favorables inmediatos.

Este esfuerzo personal convenientemente canalizado, servirá en parte de formación para hacer frente a las responsabilidades que en el futuro tendrá como profesional. Esas responsabilidades, - que a su vez traerán como consecuencia satisfacciones -, resultarán de la influencia que como profesional tendrá en la vida social; intelectual y económica del medio que lo rodea.

contenido

BIBLIOGRAFÍA BÁSICA RECOMENDADA

BARAHONA, A. y Barahona, F. Método de estudio, Nivel Superior. Bogotá: Ipler 1984.

GONZÁLEZ Yepes Jaime; Gómez Toro, María Elena y Otros. Método para desarrollar la capacidad de aprender. Medellín: Ediciones Gráficas Ltda., 1995.

MADDOX, A. Cómo estudiar. Barcelona: Oikos - Tau - 1970.

MENESES de O., Alicia. Estrategias de lectura eficiente . Bogotá: Editorial Norma 1981.

contenido