Este artículo se publica con la intención de compartir una recopilación estudiantil que necesariamente está sujeta a correcciones ortográficas, gramaticales, de forma  y de contenido.  Por este motivo debe considerarse como material en proceso de elaboración, aún no terminado.


El proyecto Tres Gargantas


Las presas hidroeléctricas.

La construcción de presas data de tiempos muy antiguos, forma parte de la historia tecnológica de la humanidad. El agua, recurso vital e imprescindible, siempre ha sido sobre abundante en algunas regiones y estaciones, mientras que en otras ha sido extremadamente escasa. Ante tal perspectiva y los estragos que ocasiona en el suministro de agua para consumo doméstico y agrícola, el hombre ideó formas de controlar y asegurar a largo plazo la disponibilidad de agua.

El represamiento de un río produce cambios ecológicos tan adversos y bruscos que, a pesar de los beneficios que puede proporcionar, la construcción de presas continúa siendo objeto de controversias. Evidentemente, se han dado muchos casos de condena manifiesta de las presas. Se ha dicho que son costosas, que tienen una vida limitada, que algunas veces son inseguras a menos que están cuidadosamente diseñadas, y que son social y ambientalmente destructivas.

En el otro extremo, la construcción de algunas presas se ha valorado de forma distinta. Así, se ha afirmado que el sistema fluvial inundaba estacionalmente extensas zonas a causa de las crecidas incontroladas, con lo que deterioraba la calidad del agua en los ríos debido a los sedimentos en suspensión, destruía granjas, erosionaba el suelo y abría profundos surcos en la tierra, provocando daños considerables y miseria. La construcción del sistema de embalses ha liberado a gran parte de la cuenca de estos destrozos y ha garantizado la utilización de otros recursos. Al quedar el flujo de agua bajo control, se ha frenado la erosión y ha mejorado el uso del agua y la tierra. El sistema de embalses ha proporcionado vías de comunicación por agua, servicios recreativos, energía hidroeléctrica y un suministro de agua regular. Normalmente con la construcción de una presa, los beneficios que proporcionan compensan con mucha diferencia las pérdidas.

China en la actualidad

China se ha puesto de actualidad en Occidente, así su creciente importancia económica y comercial despierta la curiosidad de todos. Muy pocos lo dudan ya, China, país de acusados contrastes, todo un mundo en el que es posible encontrar al mismo tiempo la ignorancia más lamentable y la sabiduría más relevante, será una de las grandes potencias del próximo siglo.

Así pues, con una evolución que, en apariencia, rompe con los moldes ideológico-políticos y económicos que determinaron nuestra reciente contemporaneidad, China constituye una de las incógnitas de futuro más interesantes y destacables de este final de siglo. Con su política de reformas basada en la utilización del capitalismo para generar la prosperidad que el socialismo deberá distribuir, sitúa de nuevo y desde coordenadas propias cuestiones como la identidad, las características y la propia subsistencia del socialismo como sistema, la pervivencia de fronteras con el modelo capitalista de desarrollo y la posibilidad de convergencias. En definitiva, más allá de las vicisitudes de orden ideológico, el objetivo inicial de esta nueva política es bien pragmático y consiste en modernizar el país y alcanzar el status de los países más desarrollados en la primera mitad del próximo siglo. Parece estar al alcance de la mano, sin embargo, para conseguirlo, los dirigentes chinos deberán desactivar los numerosos factores de crisis que anidan internamente.

La presa de las Tres Gargantas.

La historia de la presa es, en muchos aspectos, la clásica batalla político-económica. La historia moderna de las Tres Gargantas se remonta al menos a 1953, cuando Mao Zedong ordenó realizar estudios de viabilidad de distintos emplazamientos, aunque otros dirigentes anteriores como Sun Yat-Sen y Chiang Kai-Chek, ya habían hecho propuestas similares, así, Sun Yat-Sen (1866-1925), el padre de la República China, había soñado con la realización de esta idea que sin duda cambiará por completo el paisaje de una zona de más de 1000 km., ubicada a lo largo del tercer río más largo del planeta. Según estimaciones oficiales, la planta hidroeléctrica de las Tres Gargantas del río Changjiang (Yangtse), considerada la obra más grandiosa de la historia china desde la construcción de la Gran Muralla, proporcionará energía al oeste y centro de China sin producir dióxido de carbono. Al ahorrar el consumo de unas 50 millones toneladas de carbón, su impacto en la problemática medioambiental global se considera positivo. Pero son muchos los expertos que no respaldan el proyecto.

En 1992 la Asamblea Popular Nacional se mostró a favor de su construcción pero con una amplia y significativa abstención y oposición: 177 votos en contra, 644 abstenciones. Algo ciertamente inaudito en un país en el que predominan las unanimidades. Los retos medioambientales que plantea son muy numerosos. Se asegura que evitará las inundaciones que amenazan constantemente la vida de 15 millones de personas y la producción de millón y medio de hectáreas. Pero inundará totalmente 300 localidades y afectará a 4000 poblaciones.

Las características de esta gran presa serán monstruosas, así, el embalse, de una superficie de 576km2., en el cual se almacenarán 39.300 millones de metros cúbicos de agua, equivalente al 76% de la capacidad total de todos los embalses españoles, obligará a desplazar más de un millón de personas. Los habitantes que ya han sido realojados en otros lugares encuentran muchas dificultades para integrarse socialmente y son las primeras víctimas del desempleo y la pobreza, hasta el momento han sido reinstaladas en sus nuevas tierras unas 320.000 personas. Las medidas de la presa de las Tres Gargantas son impresionantes, así, por ejemplo, el muro de la presa tendrá 186 metros de alto, además de 126 metros de ancho y más de dos kilómetros de largo.

 Por otra parte, se perderán irremediablemente reliquias históricas, tumbas y tesoros monumentales. El plan, que no cuenta con el respaldo del Banco Mundial, exigirá una inversión aproximada de un cuarto de billón de yuanes, es decir, 29.000 millones de dólares. La capacidad instalada representará la octava parte del total de la producción eléctrica del país. Pero no está dicha la última palabra acerca de la realización de este gigantesco proyecto. Muchos ven en la construcción de esta gran presa, más razones políticas que técnicas y por ello, cualquier cambio en las primeras puede afectar a su viabilidad.

Ubicación

Las Tres Gargantas se encuentran ubicadas a lo largo del tercer río más largo del planeta y el más grande de China (Yang Tse Kiang), conocido como río azul, atraviesa el sudoeste, el centro y el este del país, desemboca en el océano pacífico, en el llamado mar de la China oriental. Las famosas tres gargantas de ese río se encuentran entre Yichang y Chongqing y encierran abundantes recursos hidráulicos.

mayores represas del mundo

NOMBRE

RÍO

PAIS

ALTURA DE LA PRESA (m)

Potencia (MW)

1.Tres Gargantas

Yangzte

China

185

18200

2. Itaipú

Paraná

Brasil

196

12600

3. Guri

Caroni

Venezuela

162

10000

4. Tucuruí

Tocantins

Brasil

106

7260

5. Gran Coulee

Columbia

EEUU

168

6494

6.Sayano-shushensk

Yenisei

Siberia

245

6400

7.Corpus/Pasadas

Paraná

Argentina

65

6000

8. Krasnoyarsk

Dnieper

Siberia

124

6000

9. Churchill Falls

Churchill

Canadá

32

5428

10. La Grande 2

La Grande

Canadá

168

5328

DATOS TECNICOS  Tres gargantas:

Superficie del embalse 576  km2
Longitud del embalse   600  km
NAMO 175  m
Almacenamiento 39.300’ m3
Volumen de descarga 100000 m3
Número de esclusas 5
Número de turbinas 26
Producirán el 11% de la energía que consume China

Capacidad instalada total l8.2’  KW
Producción anual 84700 kw/h
Excavación de tierra y rocas 147’  m3
Hormigón 93’  m3
Cemento 10.8’  Ton
Acero laminado 195’  Ton
Madera 1.6’  m3
Peso de equipos 280000 Ton

PRESA

Material Hormigón Muro de la presa:

Altura 186 m
Ancho 126m
Largo 2 km

Una de las tres gargantas intervenida para la construcción.

Beneficios e inconvenientes

Trabajando día y noche

En este majestuoso proyecto se acumulan pros y contras en relación a la construcción de la presa de las Tres Gargantas, sin que haya unanimidad al respecto, pero donde los inconvenientes son mayores a los beneficios.

 Inconvenientes.

Aquí veremos los principales inconvenientes de la construcción de la gran presa, como pueden ser los siguientes:

El principal inconveniente va a ser y está siendo el desplazamiento forzado de más de 1,2 millones de personas, desplazadas de sus hogares y trasladadas a nuevas ciudades de inminente construcción, siendo la mayor emigración forzada de la historia en tiempo de paz, siendo el impacto más directo en la ecología humana. Además de la población, quedarán inundadas 31.000 hectáreas agrícolas, 1600 empresas tendrán que cambiar de ubicación, y granjas, campos de arroz y 1000 kilómetros de carreteras desaparecerán. Sin olvidar que bajo las aguas quedará el pasado de China, ya que, sepultará, además de varias ciudades y cientos de aldeas (viven cerca de los ríos y dependen de ellos para el suministro de agua y otras actividades), cerca de un millar de yacimientos arqueológicos y monumentos históricos de todas las edades.

Los cambios físicos que se producen en la cuenca y en el agua son igualmente drásticos. El cauce del río se ensancha, los afluentes son invadidos por el agua embalsada, el agua retenida se carga de materia en suspensión y la turbidez aumenta, en las orillas se produce erosión y se liberan algunos nutrientes disueltos. La vegetación terrestre sumergida se descompone y este proceso perturba el balance de oxígeno disuelto. Desaparece la fauna acuática que no está adaptada al cambio de un ambiente fluvial a otro más estacionario, ni a las variaciones en la concentración de oxígeno disuelto, ni a las alteraciones de los factores químicos, ni a la fuerte sedimentación. Paralelamente, la fauna y la flora adaptadas a la vida en ambientes acuáticos estacionarios, colonizan el nuevo hábitat y a la larga lo dominan.

El enorme movimiento de tierras traerá consigo un cambio físico del sector.

El presupuesto de la obra es criticado fuertemente, ya que, el costo de la presa es de unos 29.000 millones de dólares, de los que 12.000 millones se destinarán a infraestructuras y al reasentamiento de más de 1,2 millones de personas.

También se habla de la inseguridad de la construcción de la presa, ya que ingenieros hidráulicos denuncian que las técnicas chinas de construcción de presas están desfasadas y son, en cualquier caso, inadecuada para emprender un proyecto de la envergadura de la presa china. Recuerdan que de los cerca de 87.000 embalses construidos en la República Popular desde 1950, 3.000 reventaron por deficiencias técnicas o por fallos en su gestión. Otros problemas de la  presa son producidos por la sedimentación, que puede cegar los aliviaderos de la presa y dañar las turbinas, también, se expone que la fragilidad de la roca, combinada con las filtraciones de agua, podrían dar lugar a grandes desprendimientos y corrimientos de tierra río arriba.

Esta espectacular panorámica corresponde a una de las tres denominadas gargantas del río Yangtze.

El embalse afectará seriamente las Tres Gargantas (Qutang, Wuxia y Xiling), a las que los chinos definen como el paraje más bello bajo el cielo. Se convertirá en una inmensa cloaca debido a que cada año se vierten en el Yangtzé 1.200 millones de toneladas de aguas residuales, de deshechos industriales y humanos que llegarán hasta el embalse gigante, al que muchos temen ver convertido, por la ralentización del caudal de las aguas, en un desmesurado pozo negro.

Beneficios.

Pero no todo son inconvenientes, ya que también lleva consigo beneficios, siendo el principal beneficio la gran energía que producirá, así la presa será capaz de generar 18.200 megavatios por hora de energía eléctrica, gracias a sus 26 turbinas gigantes, el equivalente a dieciocho centrales nucleares juntas, convirtiéndose en la presa más grande del mundo, dejando detrás suyo el embalse de Itaipú, entre Brasil y Paraguay (capaz de producir 12.600 megavatios). En los países que no disponen de yacimientos de combustibles fósiles como es el caso de China, la energía hidroeléctrica, generada a partir de la energía potencial del agua embalsada, constituye una fuente de energía inmediata y fundamental debido a la escasez de otros recursos energéticos.

La gran presa estimulará el crecimiento económico en el corazón de la región de Yangtzé al eliminar uno de los principales obstáculos de su desarrollo, que es la escasez de energía. De esta manera atraerá las iniciativas de las compañías extranjeras y así utilizar sus ventajas en capitales y tecnologías.

Otra de los beneficios será el control del cauce del río y controlar las riadas que regularmente arrasan el curso del río. De esta manera, con la presa se terminarán los problemas de las crecidas incontroladas del río, cuyas aguas se cobraron 500.000 vidas humanas durante la segunda mitad del siglo pasado y 800.000 en lo que va de éste.

Respecto a las consecuencias medioambientales que traerá la gran presa, los oficiales encargados de la obra aseguran que han previsto todas las consecuencias, aludiendo que darán trabajo a todos los desplazados y que el daño ecológico será mínimo.

Estos beneficios son posibles a expensas de los cambios ecológicos que acompañan a la alteración física del río que resulta de cortar el flujo, con lo que lentamente se forma un cuerpo de agua estacionario con características físicas, químicas y biológicas completamente nuevas. Estos mismos cambios ecológicos son los responsables de los efectos perjudiciales asociados con las presas, ya vistos anteriormente.

Conclusión

Pero no hay duda de que los embalses, sean grandes o pequeños, aportan muchas mejoras y desempeñan un papel muy importante en el desarrollo económico. Por eso, a pesar de los peligros que llevan asociados, estando como está la situación del agua en el mundo, y en este caso en China, se seguirán construyendo embalses. En los países que no disponen de fuentes alternativas para la producción de energía eléctrica, está plenamente justificada la construcción de presas, y a menos que existan otras alternativas más atractivas, los pueblos que necesiten una fuente de energía o almacenar agua construirán presas.

Aunque muchos se preguntan si una obra así vale realmente la pena o si es un capricho político, lo que no cabe duda es que las pérdidas serán irreparables. Muchos ven en la construcción de esta gran presa, más razones políticas que técnicas y por ello, cualquier cambio en las primeras puede afectar a su viabilidad. Pero no está dicha la última palabra acerca de la realización de este gigantesco proyecto.

Santiago Matallana C.


___