Este artículo se publica con la intención de compartir una recopilación estudiantil que necesariamente está sujeta a correcciones ortográficas, gramaticales, de forma  y de contenido.  Por este motivo debe considerarse como material en proceso de elaboración, aún no terminado.


Canal del Suez


El Canal del Suez, que se extiende del Puerto de Said, pasa por Al – Ismailiya y concluye sobre el Mar Rojo en el Puerto de Tawfig (Cerca de la Ciudad de Suez), es la vía fluvial que hace posible pasar directamente del Mar Mediterráneo al Mar Rojo atravesando el Golfo de Suez, sin necesidad de bordear el continente Africano como lo hacían los barcos dos siglos atrás cuando deseaban ir de Europa a Asia.

El canal del Suez está localizado en una zona estratégica y es el canal más largo, hasta el momento, que puede ser ampliado y su profundidad aumentada en el momento que sea necesario.

Esta obra tiene 161 km (100 millas) de largo. El canal, realiza un recorrido que se aproxima a una línea recta hasta el lago Timas. Desde allí un corte lleva hasta los Lagos Amargos (ahora un solo cuerpo de agua) y un corte final llega hasta el Golfo del Suez.

En la actualidad, cerca de 20.000 barcos atraviesan sus aguas cada año, con cargas entre 300 y 400 millones de toneladas. Este canal tiene también una gran importancia debido al petróleo que hay en el golfo Pérsico (bastante cerca de allí). El traslado del combustible hacia el este de Europa se hace a través del Canal de Suez.

Debido a la estrechez del mismo, gran parte de sus 163 kilómetros tienen una sola dirección.

Este canal desempeña un papel esencial en el comercio mundial. A través de él se transporta el 14% de los productos que mueven la economía mundial, el 26% del petróleo de importación y el 41% del volumen total de mercancías que llegan a los puertos de  Arabia. 

HISTORIA DEL CANAL DEL SUEZ

Desde la época faraónica, aproximadamente en los siglos 20 y 19 antes de Cristo, existió el deseo de crear una conexión entre el Mar Mediterráneo y el Mar Rojo.

Los Faraones fueron pioneros en obras ingenieriles tales como los intentos por construir de este canal.

Los primeros esfuerzos estuvieron encaminados a unir el Río Nilo con el Mar Rojo.

Estrabo y Plinio cuentan que el primer intento fue dirigido por Senwosret I, sin embargo, no existe evidencia de que este canal haya sido construido.

Bajo la dirección de Necho II (610-595 a.c) fue construido un canal entre una de las ramas del Río Nilo (Pelusia) y el extremo norte de los Lagos Amargos, los cuales se encuentran entre los dos mares. Esta obra tuvo un saldo reportado de 100.000 vidas humanas. Por muchos años, el canal sufrió grandes deterioros, luego fue prolongado, abandonado y vuelto a construir.

Luego de ser descuidado nuevamente, este fue reconstruido por el gobernante prusiano Darío I (522-486 a.c) cuyo canal puede ser aun observado a lo largo de la depresión de Wadi Tumilat.

Este canal fue prolongado hasta el Mar Rojo por Ptolomeo II Filadelfio (285-486 a.c), luego abandonado durante el temprano Imperio Romano y vuelto a construir por Trajano (98-117 d.c).

A lo largo de varios siglos, el canal fue abandonado y dragado algunas veces por varios gobernantes quienes tenían diferentes propósitos.

Después de que Egipto fue tomado por los Islámicos, Amr Ibn el-As reconstruyó el canal y creó una nueva línea desde el Cairo pero en el año 767 d.c, el califa El – Mansur cerró el canal con el objetivo de cortar el suministro a los insurgentes localizados en el Delta del Nilo.

En 1854 los dos imperios occidentales que dominaban eran Francia e Inglaterra. Ambas potencias se disputaron con Egipto la construcción del Canal de Suez, que significaba, el dominio de Asia y del Mediterráneo Oriental.

En 1798, Napoleón Bonaparte, quién estaba a cargo de la expedición Francesa a Egipto, pensó en unir los dos mares por medio de un canal navegable, el cual traería como consecuencia problemas en las actividades comerciales y mercantiles de los Ingleses.

Los trabajos se iniciaron en 1799 al mando de Charles Le Pere; pero a causa de un error en los cálculos, se estimó que había una gran diferencia (de aproximadamente 9 metros) entre el nivel del Mar Mediterráneo y el del Mar Rojo, por lo que rápidamente se suspendieron los trabajos.

Sin embargo, en 1833, un grupo de intelectuales franceses conocidos como los Saint – Simoniens llegaron al Cairo bastante interesados en el proyecto del Canal del Suez, a pesar de problemas tales como la diferencia en los niveles del mar. Desafortunadamente, en ese tiempo, Mohammed Ali tuvo muy poco interés en el proyecto y en 1835 los Saint – Simonies fueron víctimas de una epidemia que azotaba a Egipto y la mayoría de los 20 ingenieros regresó a Francia.

Este grupo dejó tras él varios interesados, incluido Fernando de Lesseps, quién fue después vice – cónsul francés en Alejandría, y Linant de Bellefonds.

En París, en el año de 1846, los Saint – Simoniens crearon una asociación para estudiar de nuevo la posibilidad de construir el Canal.

En 1847, Bourdaloue confirmó que no había una diferencia real entre los niveles del Mar Rojo y el Mediterráneo y fue Linant de Bellefonds quién llevó a cabo el correspondiente reporte técnico.

Desafortunadamente, había una gran oposición inglesa a la ejecución del proyecto y Mohammed Ali, quién se encontraba enfermo estaba poco interesado en él.

El 30 de noviembre de 1854, gracias a la amistad que tuvo en la infancia con Said (para ese tiempo virrey de Egipto), Fernando de Lesseps firmó una concesión con el gobierno Egipcio para excavar el canal.

Fernando de Lesseps

Fernando de Lesseps logró convencer al virrey exponiendo lo siguiente:

  1. El canal tendería a preservar y defender el Imperio Otomano, ya que obligaría a las potencias a sostener a Turquía como garante de su neutralidad.
  2. Aunque se trataba de una empresa difícil, no había nada en ella que no pudiera ser superado con los modernos métodos técnicos.
  3. Si los gastos habían de mantenerse a un nivel proporcional a los probables ingresos, el negocio era perfectamente rentable.
  4. Es una obra de tanta grandeza que perduraría a través de los años.
  5. El peregrinaje a la Meca quedaría facilitado para siempre con la construcción del canal.
  6. Daría un gran impulso a la navegación a gran distancia.
  7. Por la ruta de Cabo de Buena Esperanza, el paso de buques se elevaría a unos seis millones de toneladas. Si solo la mitad de este comercio pasara por el Mar Rojo, este comercio ahorraría 150 millones de francos al año.
  8. El Canal del Suez sería más fácil de hacer que el de Panamá, que ya estaba en preparación
  9. El proyecto del Canal del Suez, estaría apoyado por la totalidad de países, reconociendo su importancia, no tendría serias oposiciones.

En 1858, la sociedad privada Compañía Universal del Suez, de la que hacía parte Fernando de Lessesps, se encargó de conseguir el dinero para construirlo y explotarlo.

EL CAPITAL

Una vez que Fernando de Lesseps fue autorizado para proceder con la formación de la Compañía del canal del Suez, esta fue capitalizada en 200 millones de francos, dividiendo el capital en 400.000 acciones, con un interés aprobado en los estatutos del 5%.

Las acciones se lanzaron al mercado en 1858.

Los inversionistas y capitalistas franceses, adquirieron más de la mitad de la emisión en el plazo de dos meses.

LA MEJOR RUTA

Para estudiar cual ruta sería la más fácil, la más segura y la más ventajosa para el comercio Europeo, de Lesseps creo la “Commission Scientifique Internationale” la cual ecpuso en 1855 las siguientes conclusiones:

  1. La ruta por Alejandría sería inadmisible desde el punto de vista técnico y económico.
  2. La ruta directa daría toda clase de facilidades para la ejecución del propio canal y no presenta más dificultades que las ordinarias o normales de la creación de dos puertos.
  3. El Puerto de Suez se abrirá de una manera segura, accesible en todo estado atmosférico y tendrá una profundidad de unos 9.15 m de agua en unos 1.6 Km de costa.
  4. El Puerto de Pelusia, sería instalado a unos 27.4 Km al oeste, en el punto en que hay 7.60 m de agua, donde es fácil el anclaje.
  5. El costo del Canal y las obras con él relacionadas, no excederá los 8.000.000 de libras esterlinas.

CONSTRUCCIÓN  Y CARACTERÍSTICAS

El 25 de Abril de 1859 se iniciaron las excavaciones, las cuales duraron 10 años.

Para la construcción del Canal primitivo, se requirió un movimiento de 74 millones de metros cúbicos y al iniciar los trabajos fue necesario excavar más de 160 Km en el desierto sobre 22 metros de ancho y 8 metros de profundidad.

Pero, en el transcurso de los años, el aumento progresivo del tonelaje de los buques hizo necesarios trabajos de ensanchamiento y profundización en sucesivas ocasiones con un ulterior movimiento total de unos 315.000.000 m3 de materiales.

Actualmente, el canal mide de 70 a 125 m de ancho en la superficie y de 45 a 100 m en el fondo y su profundidad oscila entre 11 y 12 m.

Está en toda su extensión a nivel del mar y en su mayor parte pasa a través de arena y arcilla.

Atraviesa unas pocas colinas de baja altura y para su construcción, fue necesario dragar cuatro lagos poco profundos. Sin embargo, a lo largo de 50 Km., el Canal del Suez atraviesa directamente el desierto.

El costo original estimado fue de 200 a 300 millones de francos.

En las obras de construcción, participaron más de 1.5 millones de obreros Egipcios de los cuales más de 125.000 perdieron sus vidas.

En 1951 se amplió el Canal en un tramo de 11 Km entre el Al – Quantara y Al – Firdan, para hacer más ágil el tráfico de convoyes. El Canal admite buques de hasta 50.000 ton, con un calado máximo de 10.36 m y la travesía dura 15 horas.

CULMINACIÓN DE LA OBRA E INAUGURACIÓN

Durante la construcción, se presentaron problemas tanto de tipo económico como político. Sin embargo, todos ellos fueron solucionados; algunos de ellos gracias a Napoleón III y otros gracias a la Comisión Internacional nombrada en 1864.

El 17 de noviembre de 1869, el Canal del Suez fue abierto a la navegación y las aguas del Mediterráneo se juntaron con las del Mar Rojo.

La culminación de este canal fue causa de una considerable celebración.

La emperatriz Eugenia (la famosa Eugenia de Montijo), esposa de Napoleón III, inauguró esta nueva ruta marítima el día de su apertura. Para la ocasión, se presentó por primera vez en el lugar, a orillas del Nilo, la célebre ópera de Verdi, Aida.

En el puerto de Said, la celebración comenzó con juegos artificiales y a ella finalmente antendieron cerca de seis mil personas.

Este acontecimiento contó con la presencia de representantes de estado, el emperador de Austria, el príncipe de Gales, el príncipe de Prusia  el príncipe de Holanda.


Opera House – Cairo, 1869

Dos grupos de embarcaciones entraron al canal a través de sus extremos norte y sur y luego se encontraron en Ismailiya.

Las fiestas de extendieron por semanas y la celebración también fue marcada por la inauguración de La Antigua Casa de la Opera de Ismailiya en el Cairo, la cual no existe actualmente.

OPERACIÓN Y CONFLICTOS POLÍTICOS

Los beneficios que comenzó a dar el Canal, estaban repartidos durante los 99 años que duraba la concesión que tenía la Compañía de la siguiente manera: un 75% para la Compañía, un 15% para Egipto, y un 10% para los fundadores.

En la Convención de Constantinopla, firmada en 1888 por las principales potencias Europeas de la época, se declaró el canal como una zona neutral y se garantizó el libre tránsito a través de éste en épocas de guerra y paz. La administración del canal quedo en manos de la Compañía del Canal del Suez.

Inglaterra, quién se había opuesto a la construcción del canal, no abandonó sus aspiraciones, así que compró las acciones de la empresa propietaria del Canal, haciéndose la mayor accionista y de esta forma conquistó Egipto en 1875.

En 1882, las tropas Británicas ocuparon Egipto y los residentes británicos se convirtieron en administradores aunque el territorio continuó bajo soberanía Turca.

En 1914, Egipto se convirtió en el protegido de Inglaterra.

El nacionalismo Egipcio, forzó a Inglaterra a declarar a Egipto como un estado soberano e independiente el 22 de febrero de 1922 aunque Inglaterra se reservó os derechos de la protección del Canal del Suez y la defensa de Egipto.

En 1936 se firmó el tratado Anglo – Egipcio por medio del cuál se ordena la evacuación de las tropas inglesas exceptuando la zona del canal.

Después de la segunda guerra mundial, Egipto presiona para que las tropas británicas se retiren del área.

En 1951, los motines anti – británicos repudiaron el tratado de 1936 y se sublevaron en el borde de la zona. En 1954, Inglaterra accede a retirarse y en 1956 las fuerzas armadas Inglesas evacuaron completamente Egipto y concretamente, la zona del canal.

Aparte de su importancia estratégica, el canal era una gran inversión para sus propietarios ya que la Compañía Anglo – Francesa Universal SC Shipping recaudaba cerca de 200 millones de dólares al año por concepto de aranceles navieros. Además, con la importancia que estaba adquiriendo el petróleo, el tonelaje de los barcos aumentaba constantemente; sin embargo, la República de Egipto sólo percibía del 7% al 15% de las ganancias.

Para este tiempo, gobernaba este país Naguib Nasser, un jefe con aspiraciones de liderar el tercer mundo. Nasser, (que quiere decir bello hijo de la victoria), firmó un trato de armas con la Unión Soviética el cuál no les gustó ni a Estados Unidos ni al Reino Unido y como castigo le cancelaron, junto con el Banco Mundial, la ayuda para que pudiera edificar la presa de Asuán.

Luego de que Gran Bretaña y Estados Unidos retiraron sus promesas de sustento económico y financiero para ayudar a Egipto con la construcción de la presa de Aswan, el presidente Egipcio Gamal Abdal Nasser, nacionalizó esta obra de ingeniería, la ruta más corta para unir a Europa con el petróleo del golfo Pérsico y las colonias del Lejano Oriente, en julio de 1956 y estableció la autoridad egipcia sobre el canal reemplazando la compañía privada.

En el siguiente agosto, los oficiales de la embajada británica y los empleados de la compañía británica de combustibles fueron expulsados del país.

Luego de varios ataques a la frontera y de la negación del paso a través del canal a Israel desde 1950 y con la ayuda de los Franceses y los Ingleses, esta nación invadió territorio Egipcio el 29 de octubre de 1956. Francia e Inglaterra no tardaron en enviar sus tropas con el fin de retomar el canal, sin embargo, gracias a la intervención de las Naciones Unidas se logró un armisticio en noviembre y las tropas de las Naciones Unidas reemplazaron a las de estos países invasores.

Después de esto, el canal estuvo bloqueado por más de seis meses debido a los daños ocasionados y a los barcos hundidos.

Con la ayuda de las Naciones Unidas, este fue reabierto en abril de 1957.

Egipto acordó pagar en seis entregas anuales, aproximadamente 81 millones, a los accionistas de la compañía del Canal del Suez (la cual ya había sido nacionalizada). El pago final se efectuó el 1 de enero de 1963.

A pesar de los esfuerzos de las Naciones Unidas por garantizar el libre paso de las embarcaciones Israelíes a través del canal, Egipto les prohibió el paso a través de este camino acuático.

El canal estuvo cerrado durante la guerra Árabe – Israelí en 1967 después de la cual formó parte de la frontera entre la parte de la península del Sinaí ocupada por Egipto y la ocupada por Israel.

Como consecuencia del cierre del canal, Egipto sufrió grandes pérdidas de recaudamiento de impuestos pero las naciones Árabes amigas acordaron subsidiar la economía Egipcia con contribuciones similares a los ingresos del canal.

Luego de que el canal fue cerrado, muchas embarcaciones (especialmente tanqueros) fueron construidos muy  largos para las dimensiones del canal, lo que incrementó las rutas alternas usadas para el comercio internacional.

A pesar de todos los inconvenientes, el 5 de junio de 1975 el canal fue reabierto y desde entonces este ha sido remodelado y sus dimensiones han cambiado de acuerdo a las necesidades (1976 – 1980).

El tráfico a través de él declinó en los 80´s debido a las altas tarifas y a las pequeñas profundidades, las cuales eran un problema para los barcos petroleros.

En 1997 se anunciaron oficialmente reducciones en las tarifas y un plan para aumentar la profundidad del canal.

PROYECTO DE EXPANSIÓN Y OTRAS MEJORAS

Este proyecto de 441 millones de dólares, financiado en su totalidad por el gobierno egipcio, incrementará la anchura del canal de 345 a 400 metros, mientras que su profundidad pasará de 22 a 25 metros.

El proyecto de expansión se desarrollará en tres etapas, que según lo planeado debe finalizarse en el año 2010. Permitirá el paso de 92% de las embarcaciones comerciales existentes en el mundo, incluidos supercargueros con capacidad de 200 a 350 mil toneladas, según la autoridad del canal.

Los ingresos por el canal, son unas de las fuentes principales de Egipto para obtener moneda extranjera, alcanzaron unos 1.868 millones de dólares en el año fiscal 1999-2000, un 5,8 % más que el año previo.

También se está programando la construcción de un oleoducto doble del Golfo de Suez a un punto del oeste de Alejandría sobre el Mar Mediterráneo. El propósito de la tubería es transmitir el petróleo de los pozos en el Mar Rojo a los centros industriales en tierra firme.

Muchos de los barcos cuya carga es bastante grande para el canal, serán capaces de bombear su carga a tierra en el Puerto de Suez, pasar a través del Canal parcialmente cargados y volver a cargar al final del oleoducto, en el Mediterráneo. El proceso entero tomará menos de 24 horas, comparado a 10 días más, alrededor del Cabo de Buena Esperanza.

Ciudad del Suez

Localizada en el extremo norte del Golfo de Suez y en el extremo sur del Canal.

Es un importante puerto que cuenta con diversas facilidades. Cuenta con una estación de combustible para embarcaciones. con una zona de espera para los barcos que entran al canal y un centro de almacenamiento y refinamiento de petróleo. Allí se fabrican productos a base de petróleo, papel y fertilizantes.

La ciudad es también un punto de partida para los peregrinos en su camino a la Mecca.

Luego de terminado el canal (1869), la ciudad se convirtió en uno de los principales puertos. Su economía se vio fuertemente afectada durante los períodos que el canal fue cerrado.

Suez se convirtió en una zona industrial, libre de impuestos luego de que el canal fue abierto de nuevo en 1975.

Por Mónica Ochoa R.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.touregypt.net/suezcanal.htm

http://www.edinfor.pt/anc/anccanalsuez.html

http://www.suez-canal.com/

http://www.robas.nl/suezkr1.html

http://www.infoplease.com/ce6/world/A0847109.html

http://www.infoplease.com/ipa/A0107484.html

http://aula.elmundo.es/aula/noticia.php/2000/11/27/aula975351331.html

http://spanish.peopledaily.com.cn/200012/20/sp20001220_44608.html

http://www.npr.org/programs/attheopera/archives/010127.ato.html


___